Nuestro entrevistado nació en Bucaramanga, Colombia, su familia está conformada por su mamá Raquel, su abuela Marina, su hermano Sebastián y su papá Arnulfo

Texto: Eliseo Ledezma

Fotos: Germán León  

Conexiones .- Principalmente el intercambio cultural fue lo que trajo al colombiano Fabián Pino,  a emigrar a nuestro México y seguir con su formación academia dentro de la Universidad de Guanajuato, en una maestría en Ingeniería Química que le permite poner énfasis en su profesión e integrar procesos dentro de la misma.

Dijo en entrevista para Conexiones que este vieja: “es una oportunidad que uno no le puede negar a la vida de poder salir del país, conocer nueva gente, nuevas culturas y muy rica comida. Estoy enamorado de la gastronomía de acá”.

Cuando Fabián  terminó la carrera tenía la aspiración de venir a estudiar un master fuera, no sabía qué lo iba a realizar tan pronto en su vida, pero todo se compaginó y salió el resultado.

“Llegué a la UG por medio de una amiga Cindy Puerto, ella se vino a estudiar un año antes y pues yo me encontraba laborando en ese momento, entonces yo le dije parce ¿cómo le hizo para irse?”, recordó cómo fue  que inicio su travesía.

Y fue  a través de la página de becas Conacyt donde aparece el listado de todas las universidades de México, se envían correos a los programas de interés común y en espera de los resultados ahora disfruta de estancia en la capital guanajuatense.

Con la crisis petrolera que se vive en su natal ciudad recordó que lo mejor es salir, buscar nuevas oportunidades en el extranjero y México por supuesto fue una de las mejores opciones.

Con tan solo 25 años de edad Pino, en su natal Colombia se desarrollaba en la industria de químicos, se encargaba del trato personalizado a clientes, ventas y soporte técnico.

Al cuestionarle sobre las divisiones fronterizas opinó que a poco tiempo de su estadía le encantaría quedarse, “México me ha gustado, la gente me ha tratado muy bien y el cuerpo de la universidad ha tenido un excelente trato conmigo”.

Sin embargo aún no tiene claro su procedencia y lo que le depare el futuro, ya que apenas se encuentra en el primer semestre de su maestría.

Para quienes se encuentran en una decisión definitiva de continuarse obteniendo títulos recomendó que los pasos más importantes son: lo  primero en tener claro que le gusta a uno, con qué país te sentirías a fin, buscar Conexiones, correos, aprender el dominio de otro idioma, ser aplicado y tener buenas notas.

“Saberte desenvolver ante el público, es uno de los requisitos de la universidad, es una entrevista que te hacen vía Skype y sobre todo no tener miedo a salir solo”, ejemplificó que al hacerle la homologación tenía un promedio de 9.

Aunque llevaba un año sin haber perdido el hilo, cómo estudias, la rutina de volver a retomarlo, al principio le fue “duro” pero se ha acoplado muy bien, por ahora mantiene una calificación entre 8 y 9.

“De mi carrera me ha gustado mucho el énfasis, la base del pilar que es la integración de procesos que es la materia, la dicta el doctor Picón  y creo que no me equivoqué en lo que escogí”, mencionó.

La teoría de su profesión le ha enseñado como se hacen las redes de intercambio de calor, aprovechar al máximo la energía para que se le puedan introducir menos servicios y tener un menor costo.

Entre sus países de origen también se encontraba Brasil, pero no había convocatorias.

Lo que más le ha marcado ahora en cuanto al sazón mexicano es que no puede comer sin picante, “cuando llegué era no picante, me ponía rojo y sudaba. Ahora le tengo que poner chile a todo”.

Su comida favorita son los chilaquiles y de Colombia extraña  el mute santandereano.

En  5 años Fabián Pino, considera realizar un doctorado, “salir al mundo y comérmelo entero”, para aquel entonces le gustaría ir sembrando proyectos útiles dentro de su ramo y así ir cosechando triunfos.

Comentarios

Comentarios

Eliseo Ledezma

Ver todos los posts