La comunidad estudiantil de la UG llevó a cabo durante varios días su celebración en los diferentes campus con conferencias, concurso de talentos artísticos, callejoneadas, cortometraje y torneo de futbol

Texto: Redacción

Fotos: Germán León

Conexiones .- Las principales avenidas del corazón del Centro Histórico de Guanajuato, se vieron repletas de alumnos de la Universidad de Guanajuato, quienes celebraron el Día del Estudiante con una carrera Bee color y un cierre espectacular con Kinky y Motel en la Explanada de la Alhóndiga de Granaditas.

 

A decir de los organizadores el objetivo fue promover y difundir la tarea de ejercitarse para fortalecer la salud.

Durante la carrera imperó la diversión y la felicidad, los participantes recorrieron Guanajuato por una ruta de cinco kilómetros en los que una lluvia de colores terminó por empaparlos.

Estudiantes de diversos programas de estudios de todos los campus universitarios y del Colegio de Nivel Medio Superior, participaron en esta lúdica actividad, en la que reunieron a diversos espectadores urbanos que los animaban a correr, al mismo tiempo que sorprendidos veían cómo los playeras blancas iban cambiando de colores intensos: azul, rosa, verde, amarillo, formando un arcoíris en su celebración.

“Bee color” pasó por varios puntos de la ciudad, la calle 5 de mayo, Tepetapa, la calle subterránea Miguel Hidalgo, Plaza Allende, Sopeña, Plaza de la Paz, la Avenida Juárez, hasta finalizar nuevamente en la calle 5 de mayo.

Antes de que salieran a tocar los grupos estrella, se presentaron bandas de estudiantes con distintas propuestas musicales, desde rock hasta pop y otros géneros.

Las agrupaciones animaron hasta que salió al escenario Motel, que fue recibido por un público entusiasta, cantando sus mayores éxitos como: “Dos palabras”, “Sueño de ti”, “Somos aire”, entre otros.

Para finalizar, tocó el turno de salir al escenario a la banda regiomontana Kinky, quienes pusieron a bailar a quienes asistieron, tocando y mezclando géneros como rock, electrónica, funk y techno.

La Explanada de la Alhóndiga de Granaditas lució repleta de estudiantes que disfrutaron la noche bailando y cantando, dejándose llevar por una genuina fusión de ritmos que despertó la alegría.

Kinky aprovechó para tocar su último sencillo “Te vas”, mismo que fue muy bien recibido por el público, el cual, también pudo escuchar temas como “Presidente”, “Desaparecer”, “Hasta quemarnos”, por mencionar algunos.

Los músicos se despidieron con uno de sus mayores éxitos “¿A dónde van los muertos?”, canción que puso a todos a bailar y a finalizar el concierto con un prolongado aplauso.

Otro de los invitados especiales  fue Alfonso Pichardo, vocalista de Moenia,  quien invitó a través de su conferencia motivacional a generar conexiones emocionales entre los estudiantes.

“Cambiemos el juego”, fue el tema de su charla en la que destacó  que para realizar dicha reflexión, tomó como base una de sus canciones más exitosas escrita en 1998, “Manto estelar”.

La conferencia se llevó a cabo en el Auditorio General de la UG, lugar en el que se dieron cita estudiantes procedentes de diversos programas de estudios de Nivel Superior y del Colegio de Nivel Medio Superior.

 El origen de esta canción dijo surgió después de plantearse la pregunta sobre qué haría en tus últimos minutos de vida. Así fue que definió la conexión emocional como un suceso que se queda grabado en la memoria por mucho tiempo, y quizá la conexión más potente se encuentra en el último pensamiento.

 Destacó que el alto contenido emocional es indispensable para crear vínculos, estimular la creatividad e incluso tiene otras utilidades que se aplican en el mercado para generar ventas. Sin embargo, distinguió que cuando la conexión emocional es el parteaguas para la reflexión, cumple su principal cometido.

 Durante la charla, también habló de que ser estudiante, genera una conexión emocional muy estrecha con la institución educativa, en este caso, con la Universidad de Guanajuato pues se convierte en una segunda casa, en la que se vive día a día y en la que se crean ideas, se promueve el aprendizaje, además de que funge como un lugar para innovar y emprender.

 Asimismo, para conmemorar el Día del estudiante, dio un mensaje al joven auditorio en el que los impulsó a atreverse, a desafiar el destino y arriesgarse, “ser auténticos y generar empatía, es decir, reconocer al otro en ti. Ser real y de esa manera conectar emocionalmente”.

Resaltó que detrás de todo lo que hacemos, “estamos las personas que compartimos deseos en común de compartir, crear, desear, amar y ser felices”, características que nos definen como seres humanos.

 Para finalizar, sorprendió al público cantando precisamente su más grande éxito, “Manto estelar”, acción que entusiasmó a los estudiantes, quienes lo despidieron cantando.

Antes de la conferencia, se presentaron grupos de danza de la Escuela de Nivel Medio Superior de Celaya.

 

 

 

Comentarios

Comentarios