Nos fuimos al teatro, platicamos con los personajes de esta incluyente obra, de viva voz actrices y actores nos relatan su vida en el teatro y cuáles fueron sus pininos   

Texto: Eliseo Ledezma

Fotos: Germán León

Conexiones .- Luego de su presentación en el festival de Los Amantes del Teatro, la Compañía de Repertorio Teatral del Instituto Irapuato, cerró con broche de oro su temporada de “La historia ridícula del oso polar que se quedó encerrado en el baño del restaurante”.

En su última función en el Teatro Cervantes, cuenta Gustavo Adolfo Juárez, en su personaje del voceador de la noticia – periódicos- que el guión versa en tres historias que llegan a conectarse y se van desencadenando en diferentes momentos.

Tras bambalinas la actriz Ana Maciel, nos adentró a la magia del teatro, explicó que nada es comparable con ningún arte, “el cine es muy hermoso y la música pero el teatro tiene una particularidad que nunca se repite y nunca es la misma esencia”.

La compañía retomó el texto del dramaturgo Luis Santillán adaptado por el director Roberto Rivero Barquín, que a decir de Maciel involucra temas muy locos, donde no hay un orden.

Su personaje Elizabeta, es una chica universitaria, miedosa y carga con el duelo de uno de sus familiares.

Para Brittany Barrientos, su incursión se dio en 2011 como una materia extracurricular y fue así como eligió el taller de teatro que tanto le fascina y le apasiona.

“Si alguien se quiere dedicar al teatro, les recomendaría que se acerquen a las Casas de la Cultura, primero que se den cuenta si les gusta, conozcan y si ven que hay una habilidad que los mueve no duden en acercarse”, recomendó.

Diana García, -personifica a Aranza- una chava que escribe una obra, la envía a un concurso  y tan segura de que va a triunfar se enfrente a un ejercicio erróneo hasta el grado de asesinarla.

“Mi mamá es la típica mujer histérica, muy, muy loca siempre está en conflicto con ella. Mi personaje es muy divertido e ingenuo, que hasta cierto punto confía en ella  pero  confía en algo que no es capaz de hacer y vive en un sueño”, platicó.

Shiba que interpreta Edson García es el personaje icónico de la puesta en escena que la llevan a niveles exagerados, “nuestra historia es como la más cómica de las tres historias de esta obra que finalmente al igual que las otras es un sin sentir”.

Inuka es la hermana de Shiba a quien le da vida la actriz Marisol Zepeda,  “soy la hermana mayor es la que trata de cuidarla, estar al pendiente de ella pero de alguna manera  logra que me contagie su imaginación me divierto, pero de pronto me saca de quicio porque lo que dice son incoherencias y trato de darle por su lado para no hacerla sentir mal”.

En su última presentación en el Teatro Cervantes se develó la placa conmemorativa y estuvo como invitado especial el primer actor mexicano Alonso Echánove, quien agradeció y tomó la foto del recuerdo con todo el talento del Instituto Irapuato.

Gustavo Adolfo Juárez

Estudiante de comunicación

“Siempre me ha gustado estar frente al público, creo que las artes escénicas dentro del teatro puedes dejar de ser tú para ser otra persona y  demostrarle a la gente ese personaje que creaste”

Ana Maciel

Actriz de teatro

“Nunca hay que dar por hecho que no harías tal cosa en la vida, porque las mismas situaciones te van dando sorpresas. Mi primer obra de teatro fue a los quince años en ‘Anuncio inoportuno’”

Brittany Barrientos

Estudiante de derecho

“El que mi director me dé la oportunidad de estar en el teatro, a pesar de los tiempos de trabajo, finalmente él ve la convicción y las ganas de seguir formando parte de esta gran compañía”.

Diana García

Psicóloga

“Llevo once años en el teatro. Mi primera obra fue una tragedia griega que se llama Electra  de Eurípides, y los personajes que me han marcado son el de Sofía Espejo y Larisa, interpretaba un papel muy rudo”.

Edson García es Sheba

Psicólogo

“Es uno de los retos más grandes que he llevado al teatro, es padrísimo interpretar a una mujer, creo que es lo padre de esta obra o lo que a mí más me gusta. El personaje es muy imaginativo, fantasiosa, todo el tiempo está pensando en películas y trata de llevar  todas esas cosas que ve en la trama”.

Marisol Zepeda

Actriz

“Con este personaje siendo la hermana de Sheba, la quiero porque como en toda familia se tienen que aceptar los diferentes géneros dentro de una sociedad. Nuestro mensaje es que la familia siempre va estar en todo momento con nosotros sea cual sea la preferencia que tengas”.

Roberto Rivero Barquín

Teatrero

Todo va de la mano con el nombre de Roberto Rivero Barquín, relata en entrevista que lo usa por completo porque su papá 35 años antes de que él empezara en la escena teatral ya le había ganado el nombre artístico.

“Mi papá fue miembro de muchas de las compañías muy importantes de los años 50, en el CDMX. Él es Roberto Rivero, entonces yo por ende tuve que ser Barquín, para diferenciarnos”, expresó.

Al principio Roberto hijo no le llamaba mucho la atención estar arriba de los escenarios, sin embargo el teatro lo amo desde niño, nació ahí y siempre estuvo tras bambalinas.

Para el director general tuvieron que pasar muchos años pues esa parte teatral la tenía satisfecha, “todo lo que es primaria, secundaria, yo era feliz viendo las cosas desde donde está el público, fuera gradería, tribuna, palco. Yo siempre estaba ahí, en la prepa es cuando me llega la parte de la cosquilla, no salimos de México, viví un tiempo en Irapuato, y estando en Campeche y alejado del movimiento teatral sentí la necesidad de buscarlo para mí”.

Su primer oportunidad se la dio su papá en un recital poético en la Casa de la Cultura de Campeche, “allá fue donde empecé, mi primer montaje como actor, fue una obra que se llamó “Los piratas, escrita  y dirigida por Joaquín Lands, con la cual fuimos a una muestra nacional en Monterrey en camión, otros tiempos, pero riquísimo.

Y pues de ahí me enamoré de esa otra parte de la actuación, si me gustaba el teatro ahora no me voy a bajar del escenario”.

Después de Campeche, así lo mencionó Barquín, “como el artista normalmente anda brincando de un lado a otro, no se puede quedar en paz, de estar buscando proyectos, movimiento y otras alternativas”.

Próximo a cumplir 30 años dedicado al teatro, Roberto se formó en la Universidad de Guanajuato, estudió letras españolas y con la firme idea de profesionalizar la parte teatral, pero el capital no había donde.

Agrega que el termina su carrera en 1995, se regresa a Irapuato, trabaja para diferente escuelas enseñando a los estudiantes lo que bien sabe hacer, ensayos literarios.

“Mi maestro de literatura me dice te voy a dejar a empezar mis horas, porque yo ya casi me voy a jubilar para que tú te vayas quedando y seas como mi relevo. Ese fue un gran brindo y un momento coyuntural  de lo que me apasiona: El teatro”, concluyó la entrevista.

Comentarios

Comentarios

Eliseo Ledezma

Ver todos los posts