Marcela Berenice Rodríguez Cárdenas, Isidra Cárdenas Ponce y Jorge Alberto Guerrero Hernández, son estudiantes de la maestría en Sociología Educativa, para hablarnos sobre el tema fueron asesorados por Hisela Montes Osornio

Columnistas invitados 

Guanajuato, Gto .- El proceso educativo no se desarrolla de manera aislada, es un fenómeno social que involucra a educadores, alumnos y familias, dentro de un contexto histórico y sociocultural determinado.

La sociología, que se ocupa de analizar científicamente la estructura y funcionamiento de la sociedad, nos puede brindar un valioso instrumento para entender ciertos hechos que favorecen o dificultan el aprendizaje escolar y la tarea de la enseñanza. Asimismo nos puede apoyar para comprender mejor los problemas de conducta, la violencia escolar, el desinterés por aprender, la discriminación, la deserción, entre otros aspectos, aplicando un análisis sociológico de la realidad áulica.

Todos conocemos la influencia de la sociedad en el individuo, y podemos emitir juicios y realizar conjeturas. Pero es a través de la sociología como podemos analizar los hechos y acciones de manera sistemática, interpretando, explicando la realidad y prediciendo sucesos.

Educar en el siglo XXI no es tarea fácil, y gran parte de eso se debe al cambio social operado en las últimas décadas. Los tiempos actuales exigen a los docentes desarrollar nuevas capacidades que le permitan manejar de manera pertinente los conflictos que se presentan en las instituciones educativas, y no sólo hablamos de los que involucran a alumnos, sino de aquellos que implican al equipo docente.

Las escuelas que muestran avances significativos en sus indicadores tienden a ser aquellas en las cuales el cuerpo docente mantiene una comunicación constante y eficaz entre sí. Por el contrario, es común observar que en la mayor parte de las instituciones a los directivos les es difícil el poder manejar su equipo de trabajo, redundando esto en conflictos y roces constantes, así como en resultados educativos deficientes.

Lo anterior es sólo una muestra, de que para el docente, es necesario el contar con herramientas que le orienten a entender de manera más completa las acciones y comportamientos que se presentan a diario en las escuelas; ya que es a partir de la completa comprensión de los hechos, y no de conjeturas, como se pueden tomar decisiones en beneficio de las instituciones educativas.

Es por ello que la sociología se está abriendo camino en el ámbito educativo, mostrando cada día más, ser una herramienta necesaria en el trabajo escolar. Retomando los estudios realizados por los autores más prolíficos de ésta ciencia, podemos analizar e interpretar de manera más acertada, lo que ocurre a diario en ese pequeño reflejo de la sociedad que es la escuela.

No sólo es a través de la enseñanza cómo se obtienen resultados educativos de calidad, es también necesario incorporar el sentido humano y la sensibilidad a la práctica docente.

 

Comentarios

Comentarios