En México hay aproximadamente 20 formas de calcular la magnitud de los sismos, pero es importante diferenciar entre magnitud e intensidad

El Universal

Ciudad de México .- Los dos recientes terremotos ocurridos en México, el del 7 de septiembre, con epicentro frente a las costas de Chiapas, y el del 19 del mismo mes, cuyo epicentro se registró en los límites de estados de Puebla y Morelos, han generado muchas preguntas en los mexicanos, una de ellas es si sigue siendo correcto utilizar la escala Richter.

Recordemos que la escala sismológica de Richter se creo en los años 30 por el estadounidense Charles Richard, para medir la magnitud de los sismos de California, y aunque los nuevos instrumentos están alineados con ella, no es correcto seguir utilizando ese nombre.

De acuerdo con el doctor Carlos Mortera Gutiérrez, investigador titular del Instituto de Geofísica de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), explicó en entrevista con EL UNIVERSAL que es un error seguir hablando de escala de Richter. “Esa escala no es referencia de la magnitud, es en referencia a la intensidad, entonces es muy diferente. Nosotros hoy día usamos magnitud sin tener que decir Richter, decimos sólo magnitud 8.2”.

Por su parte Xyoli Pérez Campos, jefa del Servicio Sismológico Nacional (SSN), afirmó que desde 1986 la magnitud de los sismos en México ya no se mide con base en la escala de Richter, por lo que utilizar ese término al referirse a la energía liberada en un movimiento telúrico es ya obsoleto.

Mortera explicó que para poder medir la magnitud los científicos tienen sismogramas que tiene un gran espectro de frecuencia, lo que permite poder calcular la magnitud y en función de eso la ruptura de rocas que originó el sismo.

«En el país tenemos diversas ecuaciones para calcular la magnitud dependiendo de la zona, y esa es la diferencia, pero todas están calibradas con la escala original Richter para que podamos comparar los sismos en el tiempo», dijo Pérez Campos.

En caso de querer ser muy precisos, habría que señalarse, por ejemplo en los movimientos telúricos de los días 7, 19 y 23 de este mes, que fueron en «magnitud de momento sísmico a partir de la inversión de fase W», lo que sería incomprensible para la mayoría de la población.

En México hay aproximadamente 20 formas de calcular la magnitud de los sismos, pero es importante diferenciar entre magnitud e intensidad, resaltó la jefa del Servicio Sismológico Nacional.

Sobre el sismo del 19 de septiembre, dijo que aunque fue más pequeño al del 7 de este mes y emitió menos energía, fue más intenso para la Ciudad de México porque estamos más cerca del epicentro, y por lo vulnerable de algunas zonas al estar sobre un lago.

«Si la gente dice que fue más fuerte que el del 7 de septiembre o que el del 85, tiene razón en su percepción; sin embargo, fue más pequeño en tamaño y en energía liberada», concluyó Pérez Campos.

Comentarios

Comentarios