En entrevista para Conexiones el leonés dijo que su proyecto nace en virtud de que existen métodos para detectar enfermedades que son invasivas

Texto: Lourdes Vázquez Fotos: Rogelio León

Guanajuato, Gto .- A través de un software, Rodolfo Ferro Pérez, estudiante de la Licenciatura en Matemáticas de la Universidad de Guanajuato (UG) busca identificar las emociones humanas a través de la temperatura del cuerpo.

‘Clasificación de emociones por termografía’, es el proyecto que Ferro Pérez está desarrollando como parte de su tesis, en el último año de su carrera, con este pretende contribuir al desarrollo científico de Guanajuato y de México.

El joven leonés de 24 años de edad, explicó que este proyecto nace en virtud de que existen métodos para detectar situaciones o enfermedades que son invasivas, “por ejemplo si quieres conocer el pulso tienes que estar utilizando algo, en este caso, el interés es detectar emociones de manera no invasiva, que no tengas que utilizar algún dispositivo en tu cuerpo para poder tener esta información”.

De ahí que la idea es utilizar técnicas de aprendizaje de máquina para procesar la información que se está detectando y de esta forma clasificar una emoción basándose en el modelo de Paul Ekman que establece siete emociones básicas en un plano.

“La idea es que los datos que se procesan en una imagen y que se extraen, se haga otro procesamiento, una análisis, y de este análisis se tenga información para decir una probabilidad asociada a cada emoción”, esto se base, en parte, en el procesamiento de imágenes térmicas del rostro complementado con modelos de micro expresiones faciales.

Agregó que “cada vez que se evoca una emoción hay cambios muy puntuales de temperatura en el rostro y estas cosas son como más difíciles de controlar a diferencia por ejemplo del pulso, que un atleta de alto rendimiento podría engañar a un polígrafo y la temperatura facial, como cuando uno se pone rojo, es más difícil controlar esas cosas”.

Los campos de su aplicación
Rodolfo Ferro señaló que el hecho de poder clasificar emociones puede tener aplicación en diversos campos, por ejemplo en la psicología, pues los profesionales de esta área podrían utilizarlo para conocer el estado de ánimo de sus pacientes en tratamientos a distancia o incluso en las video-llamadas por Skype o alguna otra plataforma, en la que se pueda detectar la emoción que se está sintiendo, o como un polígrafo facial.

También planteó la posibilidad de que este software se implemente en reconocer las experiencias de usuario ante nuevos productos o plataformas digitales.

Refirió que estos temas lo han apasionado a través de la formación que tiene en la Licenciatura de Matemáticas, “estando en la carrera me encantó y ver que se pueden aplicar muy directamente a proyectos fuera de la escuela y de otras áreas se me hizo increíble, soy muy partidario de la colaboración multidisciplinaria y de ahí salen cosas muy padres es como conjuntar poquito conocimiento de diferentes áreas para incidir en algo en específico”.

Con una amplia trayectoria en el campo de las ciencias y las matemáticas, Rodolfo Ferro y su compañero Ricardo Mirón, junto con tres estudiantes del Instituto Tecnológico de León, obtuvieron recientemente el primer lugar en el HackaPalooza de IBM México con el desarrollo de ‘Travis’, un asistente inteligente que apoya a los usuarios en la localización de productos.

Y el verano pasado, Ferro hizo una estadía de dos meses en Harvard: “ataqué problemas en temas químicos, usando técnicas de aprendizaje de máquina, los cuales permiten clasificar o predecir información.

Comentarios

Comentarios

Eliseo Ledezma

Ver todos los posts