Esta obra de Franz Joseph Haydn es considerada por muchos estudiosos del compositor austríaco como su obra maestra

Roberto Beltrán Zavala

Es considerado unánimemente por orquestas, público y prensa especializada como uno de los más interesantes jóvenes directores en Europa, agradeció al público y ofreció una última pieza fuera del programa para deleitar al público, quien canto Noche de paz acompañada de los instrumentos y las grandes voces de este programa, dando así un perfecto final.

Redacción

Guanajuato, Gto .- Con rotundo éxito se presentó La Creación de Franz Joseph Haydn (1732-1809) interpretada por la Orquesta Sinfónica de la Universidad de Guanajuato; acompañada de las grandes voces de los solistas Zaira Soria (soprano), Orlando Pineda (tenor), y José Luis Reynoso (bajo); y del Coro del Teatro Bicentenario acompañado por su director Jaime Castro Pineda.

Este Concierto navideño ofreció pasajes sinfónico-corales y de conjunto, que describieron delicadamente seis días de la creación de la tierra, creando impacto en el público desde la primera ejecución, bajo la batuta del Director titular de la OSUG, Roberto Beltrán Zavala.

Durante este concierto se contó con la presencia de Luis Felipe Guerrero Agripino, Rector General de la Universidad de Guanajuato reafirmando con esto el apoyo al aspecto cultural que es uno de los objetivos de esta institución, ya que busca impulsar acciones culturales que atiendan al contexto social y se inscriban en alianzas estratégicas, así como estimular la creación, preservación, innovación, difusión e intercambio de las manifestaciones culturales universitarias.

Esta obra de Franz Joseph Haydn es considerada por muchos estudiosos del compositor austríaco como su obra maestra. El oratorio presenta la creación del mundo tal y como se describe en el Libro del Génesis y en el poema narrativo publicado en 1667 El paraíso perdido de John Milton (1608-1674).

El oratorio está escrito para soprano, tenor y bajo como solistas, para coro y orquesta; durante la interpretación de las piezas, se representó en esta obra a los arcángeles Gabriel, Uriel y Rafael, personificando lo celestial.

Cada una de las voces fueron acompañadas de manera armoniosa por los instrumentos de la OSUG con delicados pero perceptibles crescendos que estremecían al espectador, y con un golpe fuerte de los fortísimos cada pieza llegaba al clímax estremeciendo el escenario.

Cabe destacar que la primera presentación pública de esta obra fue en el Burgtheater de Viena y tuvo lugar el 19 de marzo de 1799 con Haydn a la batuta y Antonio Salieri al pianoforte. Su estreno en Londres fue al año siguiente, interpretada en inglés en el Covent Garden.

Comentarios

Comentarios