Este hombre de personalidad mística nos abre las puertas de su casa y muestra paso a paso cómo ha creado su historia que comenzó cuando caminaba por la calle. El personaje que se ‘planta’ en el corazón del Centro Histórico de Guanajuato es el más retratado por turistas extranjeros y nacionales

Así lo dijo

Juan Carlos Hernández Pichardo

Catador de vinos 

“Nunca he sido de agredir a nadie, entonces rompo con el personaje, dejo la copa y la botella y le hice señas a la gente de tiempo fuera, hice una mímica dirigida al señor tratando de decirle ‘eso que usted pensó y dijo está mal, o sea no’, tratando de no ser ofensivo, pero les dije ‘señoras y señores, discúlpenme tengo que tomar un descanso, me retiro pero no sin antes quiero hacerle un comentario al señor’, el hombre se me quedó viendo”

 

 

Texto: Karen Bruno 

Fotos: Rogelio León

Guanajuato, Gto  .- Juan Carlos Hernández Pichardo es uno de los artistas callejeros más famosos, reconocidos y fotografiados de la capital, él es conocido como ‘Charles’ el catador de vinos, es una estatua viviente que ha sido vista por miles de personas que caminan por la calle Juárez, pues su peculiar personaje atrae la mirada de propios y extraños.

Él es originario del municipio de Almoloya de Juárez, localizado en Toluca, en el Estado de México, lugar donde estudió la licenciatura en Danza y comenzó su carrera como artista callejero a los 22 años de edad.

Su historia comenzó cuando caminando por la calle – mientras estudiaba la universidad en Bellas Artes en Toluca- se encontró con un amigo quien trabajaba como estatua viviente en ese momento, el cual le dijo que lo esperaba al siguiente día en una plaza donde se iba a presentar para ponerse al día.

“Era mi paso de todos los días, entonces al llegar vi una bola de gente, y yo ¿qué hay ahí?, entonces lo vi, en aquel inicio los colores para esos personajes eran metálicos, y veo un tipo vestido de obrero con un casco, lentes, todo maquillado de la camisa, cuello, y una pala, me acerco y resulta que era mi amigo, yo me quedé impactado”, recordó.

Narró que al terminar su amigo el show se acercó y platicaron un poco pero Juan Carlos comenzó a preguntarle ciertas cosas, y a darle sugerencias, a lo que su amigo aparentemente reaccionó mal y lo retó que al día siguiente se vistiera como él para que realizará ese mismo trabajo, y así fue, Hernández Pichardo llegó muy temprano con su colega, éste quedó extrañado y le comentó que había sido una broma, pero fue cuando todo comenzó.

Al ver que el joven tenía talento lo invitó a colocarse en otro sitio, crear un personaje y presentarse en dicho lugar, y su primera creación fue un vaquero causando gran sensación entre los espectadores.

“Había en la ciudad de Toluca dos espacios que estaban permitidos para realizar la actividad, entonces cuando yo llego al centro, él me ubica en un lugar específico fuera de una plaza, en una avenida llamada Juárez, entonces se empieza a hacer la bola de gente cada vez más grande, mi amigo me dijo vas muy bien, lo que hiciste en este intento de dos hora yo lo hago en cuatro (horas)”, comentó.

Desde 2010
Llegó a Guanajuato, su intención era presentarse en las calles en el marco del Festival Internacional Cervantino y lo hizo, yéndole muy bien pero por azares del destino se quedó a vivir en la capital, cosa que no tenía planeada por lo que para sobrevivir tenía que realizar presentaciones callejas en las que tuvo que enfretarse a personal de Fiscalización que lo quitaba de los lugares donde se ponía.

Al ver que no obtenía el permiso por parte del gobierno, decide irse a Querétaro pero tiempo después regresa a la capital donde un restaurante le da la oportunidad de establecerse en un espacio del negocio, quitaron una mesa y ahí se colocó, al ver los de Fiscalización que el joven está pidiendo dinero pues tenía una limosnera, le dijeron que no podía trabajar así, por lo que los encargados del restaurante les dijeron que trabajaba para ellos.

 

El escuchar eso, personal de dicha dependencia municipal le dijeron que entonces no podía pedir dinero, no podía hacer señas de “moches” y que únicamente recibiría el “sueldo” del restaurante.

Ante tal hecho comenzó a pensar en un personaje que no hablara, que fuera fácil de identificar y que la gente le diera dinero sin necesidad de pedirlo o tener algún recipiente, así que se le ocurrió hacer una fuente de los deseos donde la gente pudiera lanzar una moneda y pedir un deseo. De esa idea surge su personaje más famoso “Charles”, el catador de vino.

“Este personaje nace en 2011, y es muy padre porque yo nunca me imaginé lo que iba a causar este personaje, un día pasó Jorge Cabrejos, de la Sectur, y me dijo te quiero invitar a una sesión fotográfica, es para publicidad del estado en el sector turismo, me dijo te gustaría le dije sí claro, nos pusimos de acuerdo”,

Agregó, “le dije que el jueves, ese día pasaron con su camarógrafo hicieron la sesión pero nunca me dijeron a qué magnitud o para qué iba a ser eso, entonces me llevo la sorpresa de que la gente o el turismo ya llegaba y me conocían”, dijo.

Y es que esas fotos fueron publicadas en espectaculares en la carretera, así como en revistas, y en anuncios, por lo que al verlo la gente le comentaba que lo habían visto durante el camino, palabras que lo extrañaban hasta que sus amigos le comenzaron a decir que su imagen estaba en diversos lados.

Fue así como ‘Charles’ comenzó a tomar popularidad.
El también bailarín dijo que su trabajo le ha traído muchas satisfacciones pero también malos momentos pues la gente sigue pensando que ser artista urbano es ser una persona a la que no le gusta trabajar y es mal viviente, cosa completamente diferente.

Explicó que ser una estatua viviente requiere de tiempo, esfuerzo físico, mental y largas jornadas de tiempo, soportando diversos climas, adormecimiento en algunas partes del cuerpo, y soportar a personas que han sido despectivos con él, pero también ese trabajo le ha dejado grandes aprendizajes.

Dijo que gracias a ‘Charles’ ha encontrado muchos amigos, gente que sin conocerlo le ofrecen su casa, personas que cuando visita otros lugares lo albergan, uno de sus sueños es seguir dedicándose a esto, y seguir haciendo feliz a la gente.

La historia detrás del gran artista
Este gran artista compartió uno de los momentos que para él significaron mucho y lo dejaron marcado, pues estaba viviendo algo parecido cuando le ocurrió.

Con un nudo en la garganta pues el recordar le movió sentimientos relató que un día una niña pequeña se paró frente a él con una moneda, cerró sus ojitos y con toda la fe dijo en voz baja “yo quiero que mi papá esté conmigo”, ‘Charles’ no pudo evitar derramar una lágrima pues justamente su hija de una edad similar estaba alejada de él por problemas entre su exesposa.

“En esos momentos yo pasaba una situación de distanciamiento con mi hija, y sentí como si hubiera sido ella, así me sentí ese día (dijo con la voz quebrada), se me hizo un nudo en la garganta, la niña se fue porque lo pidió con el corazón en la mano, yo me quedé pensando y dije mi hija no está aquí, fue una experiencia muy bonita”, recordó.

Otro momento pero negativo fue hace cuatro años cuando en un Cervantino un hombre se detuvo a verlo, se paró en el centro de donde estaban todos los espectadores, señaló a “Charles” y le dijo a su esposa “Ey vieja, ven acá, mira ven a ver esto” y le dijo “mira a esto se dedica la gente a la que no les gusta trabajar, huevones, que nada más están esperando que la gente les dé dinero”.

Dijo que cuando él escuchó el comentario del señor levantó la cabeza dejó la copa y la botella y a través de señas quería decirle que no estaba de acuerdo con lo que había expresado.

Comentarios

Comentarios

Eliseo Ledezma

Ver todos los posts