Las codiciadas estatuillas de los Oscar están cubiertas con el mismo oro a prueba del paso del tiempo que ayuda a los telescopios a ver galaxias distantes

Agencias

Ciudad de México.- El oro es útil en el espacio, porque es bueno para reflejar longitudes de onda infrarrojas de luz, que ayudan a detectar objetos celestes desde muy lejos. Es inerte. No se oxida. También es una buena manera de bloquear la absorción del calor radiante. Es por eso que el equipo del Telescopio Espacial James Webb eligió el oro para recubrir un tubo refrigerante de 32 pies que enfría el Instrumento de Infrarrojo Medio o MIRI.

Los diseñadores del telescopio querían un método de chapado en oro que mantuviera la alta reflectividad del oro sólido y fuera extremadamente duradero. Para eso, recurrieron a Epner Technology, que ha estado trabajando con la NASA desde la década de 1970 y perfeccionó su técnica de galvanoplastia haciendo trabajo aeroespacial en la década de 1990.

Epner usa un proceso de electrodeposición que llama LaserGold. El recubrimiento resultante ya era más duro y más reflectante que el oro depositado en fase de vapor, pero ambos atributos se han mejorado aún más a través del trabajo de la compañía en la NASA. Una mejora clave se produjo cuando la NASA le dijo a Epner que necesitaba una mejor reflectividad en un espejo dorado para el altímetro láser del Mars Orbiter, sin perder fuerza, informa la agencia espacial en un comunicado.

Aproximadamente al mismo tiempo, el equipo que construyó los telescopios del Observatorio Keck necesitaba dureza adicional para garantizar que su espejo infrarrojo secundario chapado en oro se pudiera limpiar sin rasguños. Keck no era una misión de la NASA, aunque la agencia espacial luego se unió como socio.

Con información de El Universal 

Comentarios

Comentarios