Descubre cuáles son los colores que estarán en tendencia, los cortes y las claves para combinar tus looks con éxito

Agencias 

Ciudad de México.- Con la primavera llega el momento de darle un descanso a las prendas cálidas que se tienen en el clóset y abrir paso a piezas de tejidos ligeros y frescos para sobrevivir a los días soleados. Además, es una buena oportunidad para aportar color y viveza al atuendo diario, por ejemplo, a través de diferentes estampados o bloques de color.

Esta temporada no solo invita a sentirte cómoda con cada look –lo cual no implica sacrificar elegancia–, sino también hace un llamado a proyectar tu personalidad. “Cada estación viene cargada de referencias, y estas sirven para inspirarnos, mas no para copiar. Deben alimentarnos para crear algo nuevo a partir de ellas”, declaró Demna Gvasalia, director creativo de Balenciaga al término de su desfile primavera-verano 2018.

Las colecciones para los próximos meses destacan por sus líneas relajadas, materiales livianos –entre ellos, seda, algodón y lino–, detalles como transparencias, cutouts y aberturas, además de una paleta de color que va desde blanco y una gama de tierras hasta tonos pastel y matices encendidos, como rosa, amarillo y naranja. El abanico de propuestas para la primavera ya está aquí; ahora la decisión es tuya.

Justo en el blanco

Uno de los colores preferidos –y más prácticos– durante la primavera es el blanco, ya que ayuda a reflejar una imagen fresca y pulcra, siempre y cuando las piezas que lleves estén en buenas condiciones. Un vestido es una excelente alternativa para lucir este color. Si lo eliges recto y a la rodilla, puedes llevarlo a la oficina acompañado de un blazer y tacones o, en su versión larga, es ideal para armar un look bohemio para el fin de semana.

Como bien ha demostrado Carolina Herrera a través de los años, una camisa blanca es un comodín para todas las mujeres. “Es como un elemento de seguridad. Se puede usar con una falda larga o jeans; con o sin joyas; en ocasiones especiales o en el trabajo”, ha señalado la creadora venezolana. Una blusa con fruncidos en las mangas o moño al frente es relajada y adecuada para mezclarse con una falda estampada o unos pantalones de pernera amplia.

A través de los accesorios es posible darle un aire bohemio a prendas de este color, así como dotarlas de elegancia si se acompañan con piezas de joyería doradas. “Si lo tuyo no son los colores, y prefieres llevar una sola tonalidad, debes elegir el blanco para esta primavera”, aconseja la diseñadora mexicana Carla Fernández.

Estampados en boga

“¿Flores para primavera? ¡Qué innovador!”. Seguramente escuchas a ‘Miranda Priestly’ en tu cabeza cuando ves que el estampado que predomina en las colecciones de primavera son las flores. Sí, esta temporada es uno de los prints triunfadores en la propuesta de firmas como Marc Jacobs, Marni y Dolce & Gabbana, solo que se presentan con mayor intensidad, tanto por su color, como por su número y tamaño.

Givenchy sugiere apostar por vestidos cortos sin mangas y con hombros pronunciados, y combinarlos con botines de piel. Si sumas una cazadora negra, tendrás un outfit perfecto para el viernes de oficina, para tomar un cóctel durante el fin de semana e incluso para acudir a un festival de música.

Otra alternativa es elegir una falda larga con estampado floral y mezclarla con una t-shirt blanca o una blusa de cuello mao, así como con un saco colorido o bordado –seguramente encontrarás buenas opciones en Rapsodia–. Para dar el toque final a tu look, añade unos lentes con cristales de color y unos pendientes dorados en gran tamaño.

Las prendas en degradé o efecto tie-dye también puedes llevarlas durante esta primavera, solo asegúrate de que la pieza sea de buena calidad y que su corte no sea muy holgado. De lo contrario, podrías verte desaliñada. Un vestido largo, sin mangas y con un detalle plisado resulta adecuado para los fines de semana. No olvides acompañarlo de unas sandalias, ya sean planas o altas.

Vestidos al vuelo

Firmas como Gucci, Louis Vuitton, Jil Sander y Miu Miu apuestan esta temporada por vestidos vaporosos confeccionados con gasa, seda y encaje como una de las piezas que no deben faltar en tu guardarropa, ya que pueden combinarse con sandalias, stilettos e incluso con loafers para darle un giro más audaz y moderno.

Un diseño de líneas simples es ideal para llevarse en la ciudad, mientras que un modelo con holanes o en capas, resulta adecuado para acudir a una boda en Cuernavaca o la playa, por ejemplo. De preferencia, elígelo en un color claro como blanco, beige o rosa, aunque también cuentas con la opción de buscar uno con estampado de flores o de influencia artística. En Mango, H&M y Zara encontrarás diseños cómodos y frescos.

Dentro de looks casuales, existe la opción de llevarlo con sandalias planas, sneakers e incluso con bostonianos o loafers, como lo propone Gucci. Si lo lucirás en un evento formal, siempre suma unas sandalias de piel, ya sea en un tono neutro o con algún detalle de pedrería.

La región transparente

Durante la primavera, las transparencias reclaman protagonismo no solo por la frescura que proyectan, sino también por su sensualidad. De Fendi a Chanel, pasando por Burberry y Victoria Beckham, este recurso imprime un aire de delicadeza y naturalidad a los looks propuestos para los meses siguientes.

Entre las piezas favoritas para lucir esta tendencia se encuentra el vestido, desde un camisero hasta un modelo largo, y de preferencia que la transparencia se localice arriba del busto, en los hombros o las mangas, aunque también puede llevarse en la falda, siempre y cuando tenga un fondo a tono.

Comentarios

Comentarios

Eliseo Ledezma

Ver todos los posts