Ser estudiante no lo ha limitado a hacer la música que le gusta, su pasión lo motivó a alcanzar el equilibrio entre ambas vidas, con el trabajo que cada una implica

Redacción

Guanajuato.- John M. Bootler tiene 27 años de edad, cursa  el decimosegundo cuatrimestre en Sicología Organizacional y es músico. Su talento lo ha llevado a crear su propio proyecto lírico denominado ‘Acoustic Master Pieces’. Ser estudiante no lo ha limitado a hacer la música que le gusta, su pasión lo motivó a alcanzar el equilibrio entre ambas vidas, con el trabajo que cada una implica.

Como él mismo lo cuenta, es un tanto complejo de llevar a cabo, por que debes de cumplir con una cierta responsabilidades: exámenes, trabajos universitarios que, ciertamente algunas veces son tediosos y cero divertidos, ¡pero vaya! Yo decidí estudiar esta carrera por gusto, no por tener un trabajo o un título o cierto estatus socioeconómico. Creo que cuando haces algo desde el corazón y por mero gusto, todas las cosas van fluyendo, porque tú mismo estas propiciando que fluyan.

Anteriormente  se desempeñó como jefe de recursos humanos en una fábrica y aunque reconoció que  fue divertido, dicha actividad le quitaba tiempo para dedicarse a los suyo: la música y la escuela.

“Al día de hoy estoy poniendo todo mi tiempo, mi empeño y dedicación a la música. Total, de la escuela sólo me faltan ocho meses para concluir”, narró.

No solo tiene su proyecto como solista. Como músico general (batería, guitarra, teclado, bajo, coros) colabora con  Ernesto ‘Poorboy’, con quien actualmente graba un primer EP llamado ’El Invisible Orden del Caos’  y en donde toca un instrumento diferente en cada canción.

Con Poorboy ha tocado los ultimos 10 años en bandas como ‘Plock’, ‘Johnny and the Poorboys’ y ‘El Ojo del Tigre’. Además es integrante de una banda llamada ‘Montecarlo’ desde hace tres meses. Además apoya a  Grecia Campos, cantautora de Colima  que radica en León desde hace varios años.

“Mucha gente decía que qué tiene que ver la Sicología Organizacional con la música y yo les digo que si podemos ver a la música como una profesión honorable, seria y como redituable aplicando todo lo que la Sicología Organizacional dicta que se debe aplicar en una empresa, podremos sacar a la música del paradigma en el que se encuentra: música=no trabajo, drogas y degenere”.

John M. Bootler da un mensaje: “Sea lo que sea que hagan, háganlo con pasión y con fe. ¡Total!, ¿Qué es lo peor que puede pasar? Uno mismo puede marcar la diferencia en el entorno haciendo lo que le apasiona”.

Comentarios

Comentarios

Pilar Muñoz Pilar Muñoz

Ver todos los posts