“Estamos a tiempo para intervenir de una forma constructiva con la población, entendida como apoyo a niños, niñas, sus madres y familias en general”

Redacción, con información de Patricio Serna

Guanajuato.- Las conferencistas Silvia Fornara y Lourdes González, dentro de los resultados obtenidos tras una investigación al interior de una escuela primaria de la capital, hablaron del papel que las madres juegan en la familia mexicana con una importante participación afectiva, económica y psicosocial en su ponencia ‘Prevención de la Violencia: un caso de éxito en el contexto escolar’ en el Congreso Internacional de la Prevención Social de la Violencia y la Delincuencia. También mencionaron que es en esta etapa de la infancia en la cual los recuerdos en los infantes son más importantes; es cuando se debe realizar una mayor participación e intervención en el desarrollo emocional de los infantes para evitar así el surgimiento de actitudes violentas en etapas posteriores.

“Estamos a tiempo para intervenir de una forma constructiva con la población, entendida como apoyo a niños, niñas, sus madres y familias en general” Psic. Sylvia Fornara Agnellini y Psic. Ma. Lourdes González Razo.

Expusieron sus conclusiones derivadas de un estudio de un periodo de tres meses y una intervención con un grupo de 15 infantes del tercer grado y sus madres de la escuela primaria Emma Godoy, ubicada en la colonia Las Bateas, en donde analizaron el comportamiento y desarrollo social.

Durante la intervención se realizaron talleres de Arte-terapia, que se trabajó con madres de familia y se concluyó que los niños presentan una alta necesidad de espacios de juego asistido por una especialista en psicología, donde recreen su fantasía y creatividad. Se logró que tanto niños como madres de familia aprendieran a tener la expresión abierta de sus emociones y conflictos, temores y ansiedades, desarrollando tolerancia para con los mismos.

“Los niños presentan una alta necesidad de espacios de juego asistido por un especialista en psicología en el cual recrear su fantasía y creatividad, permitiendo que esta actividad no sea mal entendida como agresión”, agregó González.

Esto demuestra un avance ya que se reconoce la parte del conflicto que tiene que ver con uno mismo, pues se inicia un proceso donde pasa de ser enemigo u oponente, a ser amigo o pariente, donde se genera tolerancia e interés para arreglar diferencias y se crean lazos de colaboración y alianza al identificar violencia y nombrarla.

Además se concluyó que esta es una oportunidad de generar espacios que puedan restaurar el tejido social que involucre a la comunidad escolar como parte importante del contexto social. Las investigadoras externaron la importancia del nivel primaria pues es el nicho del desarrollo social, emocional e intelectual donde se pueden derrumbar paradigmas fatalistas sobre la delincuencia y la inseguridad.

Comentarios

Comentarios

Pilar Muñoz Pilar Muñoz

Ver todos los posts