Será necesario que el sistema educativo y las universidades elaboren nuevos programas de estudio a partir de la digitalización del mundo laboral

Notimex

México.- En entrevista sobre el avance tecnológico que se da en el mundo y su efecto en las relaciones obrero-patronales, Óscar Valverde, especialista principal de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) para Actividades con los Trabajadores, señaló que será necesario que el sistema educativo y las universidades elaboren nuevos programas de estudio a partir de la digitalización del mundo laboral, para formar a nuevos profesionales en las áreas de las tecnologías de la información y las comunicaciones en busca de satisfacer al aparato productivo que se moderniza cada día, señaló.

Seguramente, dijo, habrá una división social del trabajo y donde las organizaciones sindicales deberán estar muy pendientes para proteger a la planta laboral de despidos o, en su caso, la reducción de conquistas salariales y sociales. Así, Valverde afirmó que la revolución digital ha tocado prácticamente todas las áreas de la vida y representa un nuevo desafío para el presente y los trabajadores.

Esta nueva comunidad digital, en la cual nos encontramos inmersos desde hace varios años, podría generar consecuencias, como una profundización de la desigualdad social, que se redujera esta pobreza o que se mantengan estos niveles de precarización, apuntó. Consideró fundamental que las políticas públicas que se vayan a instrumentar estén encaminadas a la reducción de la pobreza y la marginación, pero también para que los programas sociales, económicos, educativos y tecnológicos, así como de salud, se democraticen y lleguen a un mayor número de personas. En esta tarea, cree fundamental la participación de la sociedad en la elaboración de estas propuestas.

La era de la digitalización en la que se encuentra el mundo va afectar sin lugar a dudas la economía y seguramente se verán cambios profundos en todos los países. Sin embargo, aclaró que el Estado puede anticiparse para mantener la gobernabilidad y sobre todo, que haya estrategias que beneficien a los que menos tienen como son los trabajadores del campo y la ciudad.

Expuso que la digitalización debe traer beneficios a la sociedad y principalmente a los sectores menos favorecidos económicamente si son parte de una mayor y más completa inversión económica y social dirigida a reducir las desigualdades económicas, sociales y culturales, anotó.

“La industria moderna demanda trabajadores con nuevos perfiles, por lo cual, las instituciones de educación superior deben empezar a elaborar planes de estudio para satisfacer esta demanda de mano de obra altamente calificada”, planteó.

Óscar Valverde sostuvo que la capacitación y la actualización de los trabajadores será fundamental en este mundo digital y para responder a los nuevos retos que trae consigo este avance, y por ello el sistema educativo tendrá que adaptarse a las nuevas exigencias del mundo moderno. Insistió en que la sociedad ha evolucionado notablemente con la innovación tecnológica pero con la llegada de la llamada cuarta revolución industrial, este cambio será vertiginoso.

Ello hace evidente y necesaria la búsqueda de la inclusión digital de millones de trabajadores que hoy no tienen acceso a este progreso, lo que representa una desventaja importante para el desarrollo de la enseñanza, pues no basta el esquema de educación tradicional, sino que se debe migrar a un modelo de educación digita, expresó.

Consideró que en los próximos años ya no se van a requerir los empleos tradicionales, sino nuevas fuentes de trabajo, “donde ya no sabremos quién será nuestro jefe o el responsable del área, ni tampoco conoceremos al empleador que nos contrató.” Por eso, apuntó, será fundamental proteger los contratos colectivos de trabajo así como toda una serie de conquistas sociales que podrían perderse con esta digitalización.

Subrayó que en el futuro, que ya está a la vuelta de la esquina, será necesario crear nuevas profesiones para satisfacer la demanda de mano de obra que exige esta era digital.

Al final, recordó que se debe tener presente que la masificación de dispositivos y herramientas digitales, si bien aumentan la alfabetización digital, no tienen la capacidad para generar pensamiento abstracto.

AL

Comentarios

Comentarios

Pilar Muñoz Pilar Muñoz

Ver todos los posts