Actualmente, 115 mil alumnos estudian con el plan didáctico de enseñanza que propone UNOi para nivel básico. En total, 400 planteles particulares tienen el modelo y realizan proyecto piloto en cuatro escuelas públicas de Guanajuato

Agencias

Ciudad de México.- En el país, 115 mil alumnos de educación básica estudian con el plan didáctico de enseñanza que desarrolla UNOi, empresa que dio a conocer que si bien las instituciones que cuentan con el servicio son privadas, realizan cuatro proyectos piloto en escuelas públicas en el estado de Guanajuato.

Este sistema busca brindar una formación integral a los adolescentes para que puedan aplicar sus conocimientos escolares en resolver los problemas cotidianos.

Son 400 planteles de primaria y secundaria particulares los que llevan a cabo este modelo de enseñanza de UNOi; este ciclo escolar es la primera vez que se implementa en secundaria. De acuerdo con información de la firma, UNOi invirtió 40 millones de pesos para implementar el programa en el nivel secundaria.

Los padres de familia deben pagar entre 4 mil 500 y 5 mil 500 pesos anuales por el servicio, además, tienen que comprar la tableta con la que estudiarán sus hijos y cuando una escuela se suma al proyecto, la empresa se encarga de digitalizarla.

En el dispositivo tienen instalados los programas con los contenidos que van a revisar, el plan de estudios es el de la Secretaría de Educación Pública, el mismo que en las otras escuelas, la diferencia es la manera de abordarlo.

En el Colegio Europeo Robert Schuman, donde 160 alumnos estudian la secundaria, se implementó el programa. Las paredes blancas combinadas con azul, rosa, verde y morado reflejan el espíritu didáctico del plantel, en el que los estudiantes tienen tabletas y a veces toman clases en la cancha de futbol, porque la educación no se limita a las aulas.

El ‘aula maker’ es otra de las áreas principales del plantel porque en un ambiente relajado e interactivo, los alumnos aprenden sobre diversos temas.

Impulsar la educación transversal, en la que todas las materias que se imparten están conectadas, con el objetivo de entrelazar los conocimientos y brindar a los estudiantes las herramientas que les permitan desarrollarse para que el aprendizaje no se quede sólo en las aulas, es el objetivo primordial del programa.

En una de las actividades principales del modelo llamada Big Challenge, se muestra la estrategia transversal. Ahí, se presenta a los alumnos un video sobre una problemática global, como la pobreza, para que ellos elaboren posibles soluciones con base en los temas que ven en clase, lo que les permite aplicar los conocimientos que han adquirido.

Esta actividad se realiza cada tres meses, tiempo en el que los adolescentes llevan a cabo diversas actividades para solucionar el problema planteado, algunos de los temas que se les presentarán son la falta de agua, equidad, cambio climático y la paz.

“Me gusta porque me da la oportunidad de enseñarle a las personas mi trabajo y sirve para que hagan conciencia de cómo podemos ayudar a quienes no tienen cosas”, comenta Karol, estudiante de primer año de secundaria, quien elabora en clase un cartel para la campaña contra la pobreza, en el cual tiene escrito el mensaje “pancita llena, corazón contento”.

Una de las actividades que más les gusta a los alumnos es la grabación de videos para concientizar a la gente sobre el tema que están trabajando.

“Este es mi primer paso a la fama”, dice Mariana, una de las alumnas, bromeando mientras graba con sus compañeros de escuela un video sobre la pobreza en el mundo.

El colegio tiene un salón especial de grabación, conocido como ‘media club’. La pantalla verde es el escenario principal para los estudiantes, quienes participan en toda la producción del video: elaboran el guión, montan el equipo, graban, actúan y lo editan.

Otra de las áreas principales del plantel es el ‘aula maker’ ya que en un ambiente relajado e interactivo, con puffs, mesas, sillas y paredes blancas que se usan como pizarrón, los alumnos aprenden sobre diversos temas utilizando sus tabletas.

La materia de Español aquí es llamada Lengua Materna, esta se imparte en ese salón, los adolescentes buscan en sus tabletas información de la cultura maya.

“Me gusta que hacemos cosas diferentes a nada más estar escribiendo y leyendo, hacemos más actividades”, cuenta Olivia, también de primer año, quien dijo que el proceso de enseñanza que hay en el colegio “es más cómodo, por eso es divertido”.

Rodrigo Cossío, director de Comunicación y Tecnología de UNOi, destacó que con ese modelo de enseñanza los alumnos aprenden a ser independientes, a investigar y a discernir la información.

MEJZ*

https://youtu.be/ht3GEFcFYTY

 

Comentarios

Comentarios

Pilar Muñoz Pilar Muñoz

Ver todos los posts