La pasión interpretativa y complejidad técnica de las obras que se tocaron constataron que el Cuarteto Brodsky es uno de los ensambles más reconocidos internacionalmente

Redacción

Guanajuato, Gto.- La Orquesta Sinfónica de la Universidad de Guanajuato (OSUG) concluyó se segunda temporada con un concierto en el que estuvieron acompañados por el Cuarteto Brodsky, uno de los ensambles más reconocidos en todo el mundo a quienes su energía y destreza les ha brindado numerosos premios.

El Auditorio del Estado fue el recinto que recibió a la comunidad universitaria y público general para escuchar las obras: ‘El caballero de la rosa, op. 59’ de Richard Strauss; ‘Concierto para cuarteto de cuerdas y orquesta’ de Bohuslav Martinu; ‘Introducción y Allegro, op. 47’ para cuarteto y orquesta de cuerdas de Edward Elgar; y ‘El Cascanueces’ de Piotr Ilich Tchaikovsky.

La interpretación de ‘El caballero de la rosa’ mostró de manera genuina su trasfondo lírico, dotando a los escuchas del placer de ser receptores de una intensa y emotiva obra.

Los músicos de la OSUG tocaron la obra del compositor checo Bohuslav Martinů. El ‘Concierto para cuarteto de cuerdas y orquesta’ es una pieza de corte neoclásico y se articula en tres movimientos, la calidad interpretativa de la orquesta logró transmitir la sensación de libertad que emana del desarrollo de los materiales a la manera de variaciones polifónicas libres.

‘Introducción y Allegro, op. 47’ de Edward Elgar fue otra de las obras que se interpretaron en el último concierto de la temporada. La ‘Introducción’, que comienza con una fanfarria, evoluciona hacia un lírico tema lento, interpretado por la viola solista. Los dos temas se reexponen antes de la transición al ‘Allegro’, que se estructura en una forma sonata en la que, en lugar de la sección de desarrollo esperada, Elgar introduce un nuevo tema, una vigorosa fuga, a la que el compositor se refirió como ‘diablo de una fuga’.

Para finalizar, la Orquesta Sinfónica de la Universidad de Guanajuato tocó una de las obras más representativas de la época decembrina ‘El Cascanueces, op. 71’ de Piotr Ilich Tchaikovsky.

La suite ‘El Cascanueces’”, es un compendio de miniaturas con una orquestación ingeniosa y diáfana que, a modo de fantasía infantil, cautivaron de tal manera al público a la reunión de la Sociedad Musical que todas las danzas tuvieron que ser repetidas.

La pasión interpretativa y complejidad técnica de las obras que se tocaron constataron que el Cuarteto Brodsky es uno de los ensambles más reconocidos internacionalmente.

MEJZ*

Comentarios

Comentarios

Pilar Muñoz Pilar Muñoz

Ver todos los posts