Niños indígenas crean cortometrajes con técnica Stop Motion gracias a los talleres que imparte Octavio Martínez en San Luis de la Paz.

Roberto López / San Luis de la Paz

Niños indígenas han participado en un proyecto donde crean cortometrajes a partir de sus propias experiencias y dibujos. El responsable es Octavio Martínez, un ludovicense que se capacitó en la Ciudad de México y ahora imparte talleres gratuitos para despertar la creatividad en los más pequeños y preservar sus tradiciones.

A sus 40 años, Octavio se ha vuelto popular en el municipio por su trabajo al enseñarle a niños, muchos de ellos indígenas, a elaborar un cortometraje en técnica Stop Motion.

“Hace aproximadamente dos años conocí a una maestra de México que trabaja haciendo cortos en un proyecto del Centro Cultural España que se llama ‘Anímate a Animar’. Un día me invitó a recibir un taller de formadores y éste conlleva el compromiso de crear un corto en retribución”, contó el tallerista.

Le gustó tanto la idea que desde entonces se ha dedicado a trabajar de mano con los niños. “Primero se les enseña la parte de generar una conciencia sobre las herramientas tecnológicas y sobre todo los derechos digitales que ellos tienen. Los talleres se realizan a niños de 6 a 13 años, con un promedio de 10 a 12 niños por taller y se llevan aproximadamente 20 horas”, dijo Octavio, quien posee una Ingeniería en Computación y una licenciatura en docencia del arte.

De entre los cortos que han hecho sus pupilos, hay dos que se pueden ver en Youtube, uno de ellos titulado ‘Breve historia chichimeca’.

“Para ese corto yo les platicaba de otras culturas y les preguntaba cómo les hubiera gustado. Misión de Chichimecas tiene una cultura de cocina y de ahí salió la idea de que una cocinera los metiera en un molcajete y de ahí salieron los ingredientes más tradicionales, como el chile, el maíz y hasta el colonche”.

Contó que los niños hacen bocetos y su hija le ayuda a ilustrarlo; ella pinta, hace grabado y ya ha ganado algunos premios con tan sólo 12 años.

Para el proyecto utilizan recursos muy básicos y la aplicación para celular Stop Motion Pro.

“Lo hacemos de una manera muy rústica, amarramos el celular a dos palitos o le ponemos una base de acrílico y los niños le están dando movimiento a las imágenes. Lo hacemos así porque hoy en día es fácil conseguir un celular y les da a los niños la conciencia de que el celular puede ser una herramienta y no sólo un aparato de ocio. Además, de esa forma se les generara los niños la inquietud de ir generando sus propios cortos”.

-Octavio Alejandro Martínez

OPORTUNIDADES ÚNICAS

Cada año, el Centro Cultural España lanza una convocatoria para hacer cortometrajes con la técnica de Stop Motion. Cualquiera se puede inscribir de manera gratuita, tanto para ser tallerista como para animar los cortos.

La convocatoria sale en junio, para hacer los cortos entre julio y agosto. En septiembre deben tener el material, en octubre se envían y en noviembre se presentan todos los cortos en el marco de la Feria Internacional Infantil y Juvenil de la Ciudad de México.

“Muchas veces lo que sucede es que los niños tienen la posibilidad de ir a la CDMX a presentar su corto en pantalla de cine. Me parece un proyecto muy noble con muchas posibilidades para desarrollar su parte creativa”.

Aunque un taller lleva por lo menos 20 horas de trabajo con los niños, Octavio no cobra. “Este tipo de cortos los hacemos sin cobro, sin remuneración. A veces solamente buscamos el apoyo de una organización para darle seriedad. Hasta ahora se ha trabajado con cerca de 60 niños”.

SU MISIÓN: PRESERVAR TRADICIONES Y LEYENDAS

Para Octavio, otro de sus objetivos es el rescatar las culturas, tradiciones y leyendas, no sólo de San Luis de la Paz, sino de varios municipios como la capital.

Aunado a ello tiene en mente replicar en su ciudad un taller de formadores como el que imparte el Centro Cultural España donde incluso el estado pueda perfilarse para que tenga su propio festival de cortos hechos por niños.

Sabías qué…

Dentro del taller ‘Anímate a Animar’, se han realizado 5 cortometrajes en dos años. En 2018: ‘Breve historia chichimeca’, ‘La leyenda del Ajolote’ y ‘Alebrijes, alebrijes’. En 2019: ‘La Empanadita’ y ‘Las brujas de mi pueblo’.

Para 2020 están preparando tres: ‘La mona de la Alameda’, y otros dos de leyendas inventadas sobre San Luis de la Paz.

Comentarios

Comentarios

Conexiones Digital