El Gilbert U-238 Laboratorio de Energía Atómica era tan realista que se podían crear reacciones nucleares usando el material radioactivo que venía incluido.

Redacción

¿Alguna vez te has preguntado cómo se divertían los más pequeños antes de la llegada de los videojuegos?

Aunque cualquiera podría creer que la mayoría se entretenía con canicas, el trompo o jugando a las escondidas, hubo un tiempo en el que se podía jugar con material radioactivo.

El Gilbert U-238 Laboratorio de Energía Atómica, era un set de juego considerado el más peligroso de todos los tiempos.

Su creador fue el estadounidense Alfred Carlton Gilbert. Su empresa, fundada en 1909, era reconocida por crear juegos totalmente realistas que acercaban a los niños a la ciencia y a la magia.

El realismo era tanto que en su set de biología incluía insectos reales para su estudio, y en el de química, los niños tenían que fundir plomo para crear soldaditos de juguete.

A principios de los años 50 que uno de los temas del día a día era el desarrollo de la energía nuclear, por lo que la compañía decidió crear el Gilbert U-238 Laboratorio de Energía Atómica.

«Puedes hacer más de 150 emocionantes experimentos diferentes para crear y observar reacciones nucleares y químicas usando el material radioactivo que viene incluido. ¡Produce vistas impresionantes! Permite ver las trayectorias de los electrones y las partículas alfa que viajan a velocidades de ¡más de 10 mil kilómetros por segundo!», así se leía en los anuncios del juego.

 

 

 

 

Gilbert U-238 Laboratorio de Energía Atómica.

¿Qué contenía el set de juego?

El set traía un folleto con las instrucciones para manejar los cuatro tipos de mineral de uranio de bajo nivel de radiación que contenía la valija. Y contenía los siguientes accesorios:

  • Un electroscopio
  • Un contador Geiger que funcionaba a batería para medir la radiactividad
  • Un electroscopio
  • Fuentes de radiación (beta-alpha, beta y gamma)
  • Un espectroscopio para observar desintegraciones nucleares
  • Una cámara Wilson para detectar partículas de radiación ionizante
  • Esferas nucleares para armar un modelo de una partícula alpha
  • El manual de energía atómica de Gilbert
  • Un cómic titulado «Aprenda cómo dividir el átomo»
  • Un libro con información sobre el Uranio
  • Tres baterías C
  • El catálogo de juguetes de Gilbert año 1951

El laboratorio estuvo a la venta entre 1950 y 1951 y se vendieron unos 10.000 ejemplares; después fueron sacados del mercado y prohibidos.

Comentarios

Comentarios