Para dominar el género ensayístico, sigue las recomendaciones de Judith Orozco Abad

Agencia Reforma

Ciudad de México .- Un ensayo es un texto argumentativo que busca llevar a la reflexión, por lo que resulta la mejor prueba que los maestros tienen para comprobar qué tanto dominas sobre un tema, cómo están tus habilidades de investigación, así como tu capacidad para generar ideas originales.

Para dominar el género ensayístico, sigue las recomendaciones de Judith Orozco Abad, maestra del Colegio de Ciencias y Humanidades y de la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

1. Cuida que no tenga un tono neutro. El ensayo tiene que ser polémico. Una vez que elegiste el tema, escribe las razones por las que estás en contra y por las que estás a favor para definir tu postura. «El error más común de los ensayos son las contradicciones, o que no son textos argumentativos, sino expositivos (…), de lo que se trata es que defienda una idea propia», indica Orozco.

2. Empápate de información. Lee sobre el tema que elegiste. Consulta textos académicos, informativos, e incluso otros ensayos para que te familiarices con la estructura del género.

3. Evita el plagio. Durante la recopilación de la información, elige las citas textuales que te parezcan relevantes y escríbelas en tarjetas o en otros archivos, entre comillas y con la bibliografía completa. También escribe las ideas originales que se te ocurren a partir de la lectura.

4. Planifica el texto. Define cuántas partes va a tener a través de párrafos; elige lo que va en la introducción, sustenta tu postura en el desarrollo y muestra las ideas que existen a favor y en contra sobre el tema, para finalmente concluir.

5. Elige la estructura. Va relacionada con lo que el autor quiere provocar en el lector. Algunas ideas para contrastar posturas son: ir del problema a la solución, de lo general a lo particular, de la práctica a la teoría, o ir del sentido común al arte y a la ciencia.

6. Redacta. Organiza tus ideas, relaciona la información importante que recabaste sobre el tema y retoma las ideas originales que surgieron durante la recopilación de la información.

7. No olvides citar. Aunque depende del formato que pide el profesor, Judith Orozco prefiere la forma MLA, que lleva nota al pie con la bibliografía y el número de página en el que se encuentra la cita. «El MLA brinda menos posibilidades de plagio, en cambio el APA es muy general, no dice exactamente en qué libro, en qué edición, etcétera», advierte.

8. Dale un buen cierre. Una buena conclusión es la que resume los hechos, además de expresar lo que el autor descubrió sobre el tema.

9. Revísalo. Lee tu ensayo para detectar errores o vacíos y, si puedes, pide a alguien más que lo lea para que lo critique y puedas hacer ajustes antes de entregarlo.

10. Escoge el título. Haz llegado a la parte final del ensayo. El nombre de tu trabajo debe encerrar los argumentos que planteaste en tu ensayo, y compartir la postura que asumiste de forma sencilla y comprensible.

Comentarios

Comentarios